Escriba lo que está buscando:

Tipo de moneda

PEN
Newsletter

Entregas en Lima Metropolitana en 48 horas… o menos!

Suscríbete a nuestro blog

Entérate de las últimas noticias que tenemos para ti.
0
  • No hay productos en el carrito.

¿Por qué fracasó la Ley Seca? : La era de la prohibición en EEUU

prohibicion

¿Por qué fracasó la Ley Seca? : La era de la prohibición en EEUU

Cuando inició la era de la prohibición en EEUU en enero de 1920, algunos observadores predijeron su fracaso. ¿Por qué fracasó la Ley Seca? ¡Empecemos!

Antecedentes

Ciertamente, los intentos anteriores de prohibir el uso de alcohol en la historia de Estados Unidos habían tenido un mal desempeño. Cuando una ciudad de Massachusetts prohibió la venta de alcohol en 1844, el emprendedor dueño de una taberna comenzó a cobrar a los clientes por ver a un pequeño cerdo : las bebidas eran gratis con el precio de la entrada. Cuando Maine aprobó una estricta ley de prohibición en 1851, el resultado no fue la absitencia, sino el resentimiento entre la clase trabajadora de la ciudad y la población inmigrante irlandesa. Un motín mortal en Portland en 1855 llevó a la derogación de la ley.

Ahora, la Prohibición se estaba implementando a escala nacional y, nada menos, estaba consagrada en la Constitución. Lo que siguió fue una sucesión de consecuencias no deseadas.

En enero de 1918, la 18va Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos declaró ilegal la fabricación, el transporte y la venta de alcohol en los Estados Unidos. Al año siguiente, en 1919, la Ley Volstead estableció los detalles de lo que significaba la Prohibición y los castigos por violar la nueva ley. Se prohibieron las bebidas que contengan más del 0,5 por ciento de alcohol. La ley entró en vigencia el 17 de enero de 1920.

Los partidarios de la prohibición se sorprendieron inicialmente por lo que no sucedió durante la “época seca”. Cuando la ley entró en vigor, esperaban que las ventas de ropa y artículos para el hogar se dispararan. Los promotores inmobiliarios y los propietarios esperaban que los alquileres aumentaran a medida que se cerraran las tabernas y mejoraran los barrios. Las empresas de golosinas y refrescos esperaban un crecimiento. Los productores de teatro esperaban nuevas multitudes mientras los estadounidenses buscaban nuevas formas de entretenerse sin alcohol. Pero nada de eso sucedió.

 

Consecuencias no deseadas

Los efectos económicos iniciales de la Prohibición fueron en gran parte negativos. El cierre de cervecerías, destilerías y bares (llamados saloons) llevó a la eliminación de miles de puestos de trabajo. Esto generó, a su vez, miles de puestos de trabajo menos para camioneros, meseros y otros oficios relacionados.

Sin embargo, si condujo al rápido aumento de los bares clandestinos (llamados speakeasy), que reemplazaron a los bares de barrio y solían ser propiedad de gánsters.  El comisionado de policía de la ciudad de Nueva York estimó que esa ciudad albergaba aprox 32,000 lugares para beber. Eso era el doble del número de tabernas y locales ilegales en la era anterior a la Prohibición.

La prohibición llevó al crecimiento de bandas del crimen organizado, como la mafia, y gánsters, como Al Capone. Ellos no solo suministraron alcohol a gran escala, sino que también se dedicaron a la prostitución, el juego y otros negocios. Por lo tanto, el crimen aumentó dramáticamente.

Otro de los efectos más profundos de la Prohibición se reflejó en los ingresos fiscales del gobierno. Antes de la Prohibición, muchos estados dependían en gran medida de los impuestos especiales en las ventas de licores para financiar sus presupuestos. En Nueva York, casi el 75% de los ingresos del estado se derivaron de los impuestos sobre las bebidas alcohólicas. Con la Prohibición en vigor, esos ingresos se perdieron inmediatamente. A nivel nacional, la Prohibición le costó al gobierno federal un total de $ 11 mil millones en ingresos fiscales perdidos, mientras que su aplicación costó más de $ 300 millones.

Hecha la ley, hecha la trampa

Si bien la Decimoctava Enmienda prohibió la fabricación, venta y transporte de bebidas intoxicantes, no prohibió la posesión o el consumo de alcohol en los Estados Unidos. La Ley Volstead, la ley federal que preveía la aplicación de la Prohibición, también dejó suficientes lagunas y peculiaridades que abrió la puerta a innumerables esquemas para evadir el mandato seco.

Una de las excepciones legales a la ley de Prohibición era que se permitía a los farmacéuticos dispensar whisky con receta para cualquier número de dolencias, desde la ansiedad hasta la influenza. Algo similar ocurrió con el Campari . Los contrabandistas descubrieron rápidamente que administrar una farmacia era una fachada perfecta para su oficio. Como resultado, el número de farmacéuticos registrados en el estado de Nueva York se triplicó durante la era de la Prohibición.

Debido a que a los estadounidenses también se les permitió obtener vino con fines religiosos, la inscripción en las iglesias y sinagogas aumentó, y las ciudades vieron un gran aumento en el número de rabinos autoproclamados que podían obtener vino para sus congregaciones.

La ley no estaba clara en lo que respecta a los estadounidenses que elaboran vino en casa. La industria estadounidense de uva comenzó a vender kits de concentrado de jugo con advertencias de no dejarlos asentados demasiado tiempo o de lo contrario podrían fermentar y convertirse en vino. Los alambiques domésticos eran técnicamente ilegales, pero los estadounidenses descubrieron que podían comprarlos en muchas ferreterías, mientras que las instrucciones para destilar se podían encontrar en las bibliotecas públicas en folletos emitidos por el Departamento de Agricultura de los EE. UU. La ley que estaba destinada a evitar que los estadounidenses bebieran estaba convirtiendo a muchos de ellos en expertos en cómo hacerlo. (Encuentra más información acerca de la destilación en esos años aquí)

Los efectos de la Prohibición en la aplicación de la ley también fueron negativos. Las sumas de dinero que se intercambiaron durante la era seca demostraron una influencia corruptora tanto a nivel estatal como local. Los agentes de policía así como los agentes de la Prohibición se vieron tentados con frecuencia por sobornos o por la lucrativa oportunidad de dedicarse al contrabando. Muchos sucumbieron a la tentación; los suficientes para que el estereotipo del agente corrupto socave la confianza pública en las fuerzas del orden durante toda la era.

El crecimiento del comercio ilegal de licor durante la Prohibición convirtió en criminales a millones de estadounidenses. A medida que avanzaba la década, las salas de los tribunales y las cárceles se desbordaron y el sistema legal no pudo mantenerse al día. Muchos acusados en casos de prohibición esperaron más de un año para ser llevados a juicio. A medida que aumentaba la acumulación de casos, el sistema judicial recurrió al «acuerdo con la fiscalía» para aclarar cientos de casos a la vez, convirtiéndolo en una práctica común en la jurisprudencia estadounidense por primera vez. En la práctica lo que se consiguió fue que algunos de los vendedores y los que compraban estas bebidas sean detenidos, mas no que desistieran de esta actividad.

Sin embargo, la mayor consecuencia no deseada de la Prohibición fue la más clara de ver. Durante más de una década, la ley que estaba destinada a fomentar la abstinencia sólo generó desenfreno y excesos. La solución que EEUU había ideado para abordar el problema del abuso del alcohol lo había agravado aún más. Las estadísticas del período son notoriamente poco confiables, pero está muy claro que en muchas partes de Estados Unidos el número de personas que bebía había aumentado, y bebían mucho más.

Junto a los problemas sociales y policiales, surgió también un problema sanitario. Debido a que el alcohol que se elaboraba en estas instalaciones clandestinas, por personal poco calificado, era de una ínfima calidad y solía contener aditivos altamente peligrosos; ocasionaban efectos impredecibles y potencialmente tóxicos. A medida que el comercio de alcohol ilegal se volvió más lucrativo, la calidad del alcohol en el mercado negro disminuyó.

 

El fin de una era

No hay duda de que la Prohibición no logró su cometido e incluso sus consecuencias no deseadas fueron de mayor alcance que sus pocos beneficios.

La crisis del 29 hizo al Gobierno calcular que la derogación de la ley podía suponer una importante fuente de ingresos dada la demanda de alcohol.

Esto, sumando a todos los efectos negativos que generó, llevó a que se firme el Acta Cullen-Harrison el 21 de marzo de 1933 por el presidente Roosvelt. Aquí se legalizaba la venta de cerveza que tuviera hasta 3,2 % de alcohol y la venta de vino, siendo aplicable a partir del 7 de abril de ese mismo año. El resto del muro terminó cayendo en los siguientes meses. El 5 de diciembre de 1933 se ratificó la 21ra Enmienda a la Constitución que derogaba la 18va Enmienda; poniendo así fin a la Prohibición.

Sin comentarios
Deja un comentario